Animales sin Techo NO tiene instalaciones para acoger animales. Si encuentras un animal abandonado contacta con el puesto más cercano de la Guardia Civil o con otras Protectoras.

Podemos ayudarte a encontrarle un nuevo hogar.

sábado, 20 de febrero de 2010

Los bigotes del gato

Las vibrisas o bigotes del gato son un tipo de pelos especializados que cumplen funciones fundamentales para la relación con su entorno, complementando a los sentidos, y extendiendo, por ejemplo, la capacidad del tacto y el olfato. Además, juegan un papel muy importante en su equilibrio.


Las vibrisas son el doble de gruesas que un pelo normal, y se encuentran principalmente en el labio superior y en las mejillas, sobre los ojos y en el mentón, y eventualmente en patas y cejas. Están insertadas a una profundidad tres veces mayor que los demás pelos en la dermis, y terminan en un seno sanguíneo con múltiples terminaciones nerviosas, mediante las cuales transmiten información al cerebro. Cada vibrisa tiene dedicado un conjunto de neuronas propias con el fin de recibir y procesar la información que estos ‘super-pelos’ envían.

(Texto editado por Royal Canin)
La principal función de las vibrisas es la de elemento sensorial táctil, ayudando al gato a orientarse. La longitud de los bigotes le permite ‘dimensionarse a sí mismo’: es gracias a ellos, por ejemplo, que pueden evaluar si su cuerpo entero pasará por un recoveco y no se quedará
atascado. En condiciones de luz tenue y en la oscuridad, las vibrisas ayudarán al felino a determinar su posición y a percibir las distancias para no chocarse. Por esto mismo, en el caso de los gatos ciegos, sus vibrisas son capaces de ayudarles a definir su posición y conocer espacialmente su entorno.Los gatos también reciben, a través de las vibrisas, información acerca de la temperatura, las vibraciones y, con ello, el movimiento. Son como una especie de pequeñas estaciones meteorológicas, y muchos dicen que es a través de las vibrisas que los felinos (y demás mamíferos que las poseen) detectarían antes que los humanos la llegada de una tormenta o una tempestad.

Otro aspecto a tener en cuenta sobre los bigotes de nuestro gato es que cumplen una función comunicativa, pues según su posición podremos saber si está tranquilo, molesto o asustado. Ya conociendo su importancia recordamos que nunca debemos cortarlos, pues estaríamos limitando sus capacidades perceptivas y comunicativas. Eso sí, si nos encontramos alguno que se le ha caído, no debemos asustarnos: estos pelos se mudan como todos los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada